2011

 

Sábado 7 de mayo de 2011

Para descargar pulsa aquí: Presentación del libro “Post-políti­ca y ciudadanismo”

A cargo de su autor Mario Domínguez. El texto en cuestión reivindica el antiguo significado del libelo (libro pequeño) aunque posee algo de la moderna acepción pues cuestiona cosas.
Leer más

Para ello introduce pro­blemas que no son tan elementales, en espe­cial el concepto mismo de lo que se considera como lo político, así como de las dificultades para que dicha dimensión política no se encie­rre en el cada vez más voraz y extenso ámbito del Estado. Uno de estos obstáculos, y al que se dedica la segunda parte, reside en la apro­piación de la política por el ciudadanismo, una difusa y potencialmente contrarrevolucionaria ideología política organizada en torno a la debi­litada figura del ciudadano, asociada a un cierto número de prácticas ambivalentes y cada vez más difundida.

———————————————————————————————

Sábado 30 de abril de 2011

Para descargar pulsa aquí: Los mitos de la II Re­pública: reforma y represión, y re­forma como represión

A cargo del historiador Chris Ealham. La ortodoxia historiográfica liberal/socialdemócra­ta, que analiza a los años 30 a través del prisma del largo invierno de la re­presión franquista, ha forjado muchos mitos sobre la capacidad democrática de este sistema, dando una visión de la Segunda República como la Edad de Oro del liberalismo español en el siglo XX.
Leer más

Esta charla cuestiona la visión de la República como un sistema benigno y a sus políticos como personajes bienin­tencionados, víctimas de los ataques de anarquistas sangrientos y beligerantes. También exploraremos el déficit demo­crático del régimen republicano, no sólo en el ámbito económico –basado en la estructura económica heredada de la monarquía- sino también en el político, con la creación de una ‘República del or­den’ para normalizar el nuevo régimen. Veremos cómo las nuevas autoridades republicanas, al igual que las monárqui­cas, escogieron la represión por encima de la reforma para neutralizar las tensio­nes urbanas y sociales, a través de leyes como la Ley de Defensa de la República, la Ley de Orden Público o la Ley de Vagos y Maleantes.